El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Carteras Italianas se inicia en la Argentina en julio de 1953. El 7 de Julio, si queremos indicar la fecha exacta. La fundadora fue la Sra. Liliana Bianconcini de Borgatti, que llegó a Buenos Aires desde Bologna, Italia, tras una larga travesía en un barco de inmigrantes, como corresponde a la época.c

En Bologna, Liliana trabajaba el cuero junto a su esposo Alfredo y tenían un pequeño taller de carteras, artesanal, con muy buen producto, buen modelaje, pero escasos recursos económicos de modo que se decidieron a probar suerte en América. Liliana hizo su valija, se puso su vieja maquina Singer bajo el brazo, y vino a Buenos Aires donde tenia una amiga; con una determinación y una convicción incomparables, empezó a fabricar aquí, mostrando a los comerciantes argentinos unos diseños realmente revolucionarios para la época: carteras suples, manijas de carey, etc., muchos de estos productos no fueron comprendidos, en principio, hasta llegaron a decirle “Estos productos aquí no gustan, no van a tener suerte, es mejor que vuelva a Italia”.

aPero a la señora Correa, dueña de un local de la conocida calle Corrientes, si le gustaron los modelos: comenzó a comprarlos de a poco, según lo que podía producir. Dos o tres carteras, las vendía, y pedía mas. Así comenzó todo.
Tiempo mas tarde, llego de Italia el esposo de la Sra. Liliana, Alfredo Borgatti, quien dominaba la técnica de modelar, y junto al buen gusto y criterio comercial de Liliana, el taller fue creciendo, aumentando y diversificando su producción. Todo esto fue realizado sin descuidar un minuto la calidad artesanal, y el estilo italiano de sus productos.

Empezó a formarse un círculo de clientes que iban a comprar al taller “las carteras italianas”, y así es como nació el nombre que luego se convertiría en una marca líder de la marroquinería argentina.

Años mas tarde, en 1963, se inauguró el primer local al público, al que llamaron en honor a los clientes “Carteras Italianas”, el local estaba situado en la calle Charcas 720, al mismo tiempo, se incorporaron a la actividad los hijos de Liliana y Alfredo, dandole a la firma una continuidad y un estilo joven a esta firma ya tradicional. La fabricación siguió y sigue siendo artesanal, a pesar del volumen hoy alcanzado, y de la tecnología que se incorpora permanentemente. Se convirtió en la marca mas “copiada” por algunos colegas en la Argentina y por algunos de Chile y Uruguay.

bLa empresa familiar fue creciendo, abrió otros locales, mantuvo la venta al por mayor a negocios exclusivos en algunas ciudades del interior de país, y exportó cuando las condiciones del país así lo permitieron.

Cada paso del proceso de fabricación o de la cadena de comercialización es cuidado personalmente por alguno de los Borgatti. Es, sin duda, un gran esfuerzo, pero todo ello resulta en un excelente producto para miles de clientes satisfechos.

Esto es solo una breve síntesis. Con seguridad faltan muchos detalles, muchos hechos ocurridos a lo largo de estos 55 años y falta, además, escribir lo que sucederá en los próximos 50 años.

Ana María Fernández - Liniers 136 - Tandil - 0249-4423345

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player